Trata de no considerar inteligentes sólo a quienes piensan como tú.

domingo, 17 de octubre de 2010

No me mires, no me mires, déjalo ya...

¡¡Buenos días, amig@s!!
Primera vez que publico una entrada por la mañana, recién levantada (sí, adoro dormir... no hay mayor placer que ese).
Pues aquí estoy, en la cocina de mi casa, viendo como prepara mi madre algo para comer (no voy a decir que cocina de lujo) y yo me dispongo a comenzar a contaros un par de cosillas. Dejo en el aire un par de preguntas para que las contestéis: ¿alguna vez habéis intentado disimular un grano de dimensiones lo bastante grandes como para no salir de casa si no tenéis maquillaje? Seguro que muchos me responderéis que sí, y otros argumentaréis que ya con un granito de nada, ya echásteis mano de algún corrector. ¿Y nunca os vestisteis de un determinado color porque dicen por ahí que disimula las caderas? (El negro adelgaza, las rallas verticales te hacen más alta y flaca, las horizontales engordan la figura, etc. Seguro que hay un blog con estes trucos, y sino ya tengo otro apuntado para abrir... jaja).
Pues bien, si se trata de disimular, yo lo hago en muchos aspectos. O lo hacía. Ayer mismo fui a comer a un chino con mi novio, y al vestirme me dije a mi misma: hoy no llevo guantes, ni chaquetilla que cubra mis manos. Hoy si alguien tiene un problema con mis manchas, que se largue a hacerle mimos a su dálmata. No me importó en absoluto que esa camarera china (sumamente amable, por cierto) observara mis manos, lo cual no sabría deciros si siquiera lo hizo.
Por partes os explico mis estrategias. El invierno es mi época preferida. No por la lluvia, ya que odio tener que llevar un paraguas y que los coches salpiquen sin ningún tipo de remordimientos. Me gusta el invierno porque hace frío y tengo que abrigarme. Es que me encanta el calorcillo que me envuelve en mi cama. Y también me gusta no tener que esconder ni utilizar maquillaje para disimular mi enfermedad, puesto que con unos simples guantes o una chaqueta ya se disimulan bien. El verano es un caos. Ya no voy a la playa. Me horrorizan las miradas de la gente. Simplemente he empezado este año a ir a un río, donde no hay tanta gente y se puede pasar más desapercibido. Luego, en el día a día, si pretendo ir a algún lado, casi siempre utilizo Dermablend, un maquillaje de Vichy. Citado maquillaje me lo recomendó mi dermatólogo, decía que era impermeable, pero no debe de ser el que yo tengo, porque de ninguna manera se queda si te bañas. Fue bastante difícil encontrarlo, pero al final lo conseguí. Me he informado sobre más correctores que fuesen efectivos e impermeables, y leí que el Covermark es bastante bueno, pero nunca he intentado buscarlo siquiera. Estoy bastante harta de tener que aplicarme cremas para ser, supuestamente, una persona "normal".
En fin, en el verano siempre me quedarán los bolsillos para meter mis manos o darle una mano a mi novio... a falta de maquillaje, hay que buscar otras estrategias. El último recurso sería despreocuparse de todo. Cuando lo consiga, prometo anunciarlo aquí.

Un abrazo.

Lucy

 

2 comentarios:

Pilar dijo...

ANIMO!!! Bonito blog.
Si no hubiese entrado aqui nunca hubiese dicho que tienes vitiligo...
Estoy segura que con el paso del tiempo serás como la chica del autobus. Muchas veces te parece que todo el mundo se fija en tus peculariedades porque tu estas atento a ellas.
Yo tengo hirsutismo, llevo con el tratamiento desde los 16 (jaja, sumando todos estos años mi cuerpo es una bomba de hormonas), y al principio cuando era mas niña evitaba ir en manga corta, y estaba pendiente de cada pelo pero la verdad ahora me da un poco igual... mientras no me salga barba!! ;)
Lo dicho... ANIMO

Tati dijo...

Yo hasta ahora no me he visto obligada a usar guantes, pero sí cuido bastante no lavarme las manos fuera de casa para lo quitarme el maquillaje de vichy (no es impremeable) que me aplico en algunas manchitas que han salido en el dorso y cargo en el bolso una barra de maquillaje y sombra en polvo por aquello de los retoques en la cara, pues realmente me apanica que alguien pueda verme las manchas (ya que solo mi familia muy cercana sabe de mi enfermedad).

Antes me gustaba el calor, el frío me sentaba fatal (por si no fuera suficiente, padezco otitis la cual se agrava) pero ahora me sienta más, porque puedo usar sueters y botas que me cubren los pies y brazos.

Ahora mismo en mi Ciudad hace un calor de los mil demonios y hace aún más en mi sitio de trabajo, sin embargo sigo usando pantalón, maquillaje en los pies (con zapatos siempre cerrados -ya doné mis sandalias) y manga larga que me atormenta cual conciencia, hasta creo que en cualquier momento caeré desmayada por el calor retenido en la piel, pero mejor desmayada que perder el glamour y el maquillaje cubre-manchas.
De hecho, aún estando en casa, suelo usar faldas sumamente largas o pantalones siempre, pues aún entre familia me siento incómoda con este padecimiento. aunque en casa uso blusas sin mangas, siempre estoy al pendiente de que alguien llame a la puerta para correr a mi habitación a ocultarme los brazos.

En fin. A ver cuánto más aguanto con este calor.